Tarta de manzana y nueces


Las tartas tipo “pie” se diferencian de las tartas europeas clásicas (como el lemon pie o la tarta de frutos rojos) en que llevan una masa que no es dulce y no lleva huevos. Tampoco es salada, tiene que ser perfectamente neutra. La masa tiene que quedar quebradiza, por eso prepararla con agua bien fría y trabajarla poco con las manos para no calentar la manteca es esencial.

La masa:
Medio pan de manteca (aprox 100 gramos).
3 tazas (aprox 400 gr de harina 000 común no leudante).
Sal, una cucharita.
Azúcar: dos cucharadas.
Agua muy fría, medio vaso o algo más. (80 cm3, mas o menos, depende de la harina).

El relleno:

4 manzanas verdes grandes.
Una taza de azúcar (esto se puede ajustar según el gusto, yo prefiero que no sea muy dulce)
Jugo de medio limón
Canela, dos cucharadas (también a gusto, a mí me gusta con mucha canela)
Jengibre en polvo, una cucharada (opcional)
Nueces, una taza
Manteca, tres o cuatro cucharadas

– Pelar, sacar el corazón y cortar en láminas o cubos las manzanas. Poner en un bol con el azúcar, la canela, el jengibre, el jugo de limón y las nueces. Mezclar con las manos o una cuchara.
– La masa: Yo la hice en la procesadora: procesar la manteca en cubos con la harina, la sal y el azúcar hasta que se arme una arena. Agregar el agua bien fría y procesar dos o tres pulsos, hasta que aglutina la masa. Si falta agua, agregar por cucharadas. Procesar sólo hasta que se comience a aglutinar la masa, sino se derretirá la manteca con la fricción. Está bien si quedan pedacitos de manteca visibles. Volcar sobre la mesada y armar un bollo, sin amasar mucho.
– Se puede hacer en bol con las manos: hacer con las manos una arena con la harina, azúcar, sal y manteca. Agregar el agua fría y amasar sólo hasta que se arme un bollo.
Estirar ⅔ de la masa y forrar una tartera. Poner el relleno y sobre el la manteca, cortada en pedacitos. Cubrir con la otra parte de la masa estirada, hacer unos cortes o pinchar con un tenedor, y pintar con huevo.
– Cocinar a horno moderado entre 45 minutos y una hora. El horno no tiene que estar muy fuerte, así se cocinan y tiernizan las manzanas antes de que se dore la masa.
– Se puede servir con yogur natural, crema, o helado.

Panqueques esponjosos


Esta receta es para preparar panqueques esponjosos, tipo los “pancakes” norteamericanos. A diferencia de los panqueques que comemos en Argentina, que son finitos y más grandes, y se comen en general rellenos con dulce de leche, los pancakes son más pequeños y más gorditos, y se comen salseados con miel, jarabe de maple, o acompañados con fruta. Son muy ricos tibios con helado, también. Y como son apenas dulces (de hecho, se le puede sacar totalmente el azúcar) también son espectaculares con queso crema y algún compañamiento salado, como salmón ahumado.

Ingredientes, para ocho/diez panqueques:

– Harina cuatro ceros, dos tazas.
– Azúcar, media taza (si se desean los panqueques salados, dejar apenas una cucharada o dos de azúcar.)
– Sal, media cucharadita.
– Polvo para hornear, una cucharadita.
– Bicarbonato de sodio, una cucharadita. (Estos dos “polvitos” son muy importantes, porque la masa es densa y lleva pocos huevos. Sin ellos, los pancakes quedarán muy duros.
– Huevos, dos.
– Leche, una taza.
– Esencia de vainilla, unas gotas. (Eliminar si se van a preparar salados.)
– Manteca (mantequilla) tres cucharadas cucharadas.

Preparación:
– Poner a calentar sobre fuego mínimo una sartén pesada o plancha de hierro de fondo plano.
– En un bol, mezclar la harina, la sal, el azúcar, el polvo de hornear y bicarbonato y la sal.
– Agregar los huevos y mezclar hasta humedecer la harina. Agregar la leche de a poco, hasta tener una masa ni muy densa ni muy líquida. Debe ser una masa más densa que la de los panqueques clásicos. No mezclar de más, parar cuando la masa empiece a hacer globitos.
– En la sartén, derretir una cucharada generosa de manteca (mantequilla). Volcar la manteca derretida en la preparación y mezclar un poquito. No hay que mezclar mucho; esto produce gluten, y el gluten endurece la masa.
– Con un cucharón o cuchara grande, volcar círculos de masa en la sartén caliente. Deben caber tres o cuatro, los círculos deben tener más o menos diez centímetros de diámetro. Entre tanda y tanda, agregar un poquito de manteca a la sartén, para que no se peguen
– Cuando la masa se llena de burbujas y comienza a dorarse los bordes hay que dar vuelta los pancakes con una espátula, y dejar uno o dos minutos más. A medida que se cocinen se pueden apilar en un plato para que no se enfríen.

Budín de chocolate


Esta receta de budín de chocolate es muy, muy fácil y rendidora. Si se usa un chocolate que tenga al menos 60% de cacao, la preparación quedará como de pastelería. Una vez desmoldado, se puede cortar en rodajas finas y servir con una bocha de helado y algunas frutas rojas, para armar un postre llamativo. Si no, cortado en rodajas, tostado y con dulce de leche hace un desayuno de domingo espectacular.

Ingredientes:

– Harina común, dos tazas (aproximadamente 300 gramos.)
– Manteca, 150 gramos.
– Huevos, tres.
– Azúcar, 1/2 taza (o un poco más, según cuán dulce se quiera el budín.)
– Sal, una pizca.
– Polvo leudante, una cucharadita.
– Esencia de vainilla, una cucharadita. (Puede reemplazarse por licor de naranja, o café.)
– Chocolate para taza de buena calidad (60% de cacao al menos), 100 gramos.

Preparación:
– Prender el horno y precalentar a fuego mínimo.
– Rociar una budinera de 30 cm. de largo con spray antiadherente y espolvorear con una cuchara de harina. Enharinar bien.
– En un bol, batir 100 gramos de manteca con la media taza de azúcar hasta que la preparación sea una crema bien blanca y cremosa.
– Cortar en chocolate en trocitos, mezclar en un bol con 50 gramos de manteca y derretir en el horno microonda o a baño maría, con calor suave. Revolver hasta integrar.
– Seguir batiendo y agregar uno por uno los huevos. Batir bien luego de cada adición.
– Agregar el chocolate derretido y mezclar bien.
– En otro bol, tamizar la harina, la sal y el polvo de hornear. Agregar en dos veces al batido de chocolate, mezclando bien con espátula de goma.
– Saborizar con la vainilla o el licor, y revolver.
– Poner la preparación en la budinera enharinada, cocinar a horno mínimo 40 minutos o hasta que al pincharlo con un escarbadiente éste salga seco. No cocinar de más, ni en horno fuerte, ya que el chocolate se quema con mucha facilidad.
– Desmoldar y dejar enfriar.

Postre crocante de frutillas, mango, peras y coco rallado


En los meses de primavera y principios de verano hay gran abundancia de frutillas. Son muy ricas con azúcar y crema, pero a veces nos dan ganas de probar otras cosas. Este postre es súper fácil, es muy rendidor,  y al mismo tiempo es muy sofisticado. Se puede comer caliente, tibio o frío, aunque tibio es lo ideal. Y se puede usar la fruta que más guste: cerezas, manzanas, ciruelas, ananá (piña), duraznos, damascos, uvas, higos; cualquier combinación sirve. El coco rallado es opcional pero combina muy bien con frutas tropicales como el mango. Es casi obligatorio servir este postre con algún helado, de crema, vainilla, o de frutas tropicales.

 

Ingredientes para 4 porciones.

Frutillas, 1/2 kg

Peras, 1/2 kg

Mangos (no demasiado maduros) 2

Manteca, 100 gr.

Harina común, 1 taza

Sal, 1 pizca

Azúcar, 1/2 taza

Ralladura de 1/2 limón

Esencia de vainilla, 1 cucharita

Coco rallado, 1/2 taza

 

Preparación:

– Prender y calentar el horno.

– Lavar las frutillas y cortar en rodajas. Pelar los mangos y las peras, retirar el carozo y las semillas, y cortar en cubos.

– En una fuente que pueda ir al horno y la mesa colocar la fruta y espolvorear con 2 cucharadas de azúcar. Dejar que suelte un poco de jugo.

– En la procesadora o un bol colocar la harina, la sal, el azúcar, la ralladura de limón y el coco rallado. Agregar la manteca fría cortada en cubos y la vainilla. Si se usa procesadora, procesar uno o dos pulsos, sólo hasta que la manteca se desmenuce y quede una arena húmeda. Si se hace con las manos, deshacer la manteca con las palmas de las manos y hacer una arena con la harina, con rapidez, para no derretir la manteca. No trabajar la mezcla de más, solo hasta que quede como un aserrín húmedo.

– Espolvorear la mezcla sobre las frutas; no debe quedar la fruta completamente cubierta, sino con algunos huecos.

– Cocinar en el horno 30 minutos, o hasta que la cobertura esté dorada y el jugo de la fruta haga burbujas. Vigilar, porque el coco rallado se quema con facilidad.

– Dejar entibiar cinco o diez minutos y servir con una cuchara. Acompañar con helado.

Postre borracho de vainillas


Este es un típico y fácil postre de la cocina Argentina. Acá presentamos una versión con crema de dulce de leche, pero se e puede preparar con muchas combinaciones de sabores: de chocolate, de café, de crema de vainilla, etc. También se puede utilizar, en vez de la crema aquí presentada, postrecitos de los que vienen en polvo para preparar.

 

Ingredientes:

– Vainillas, dos paquetes de 12.

– Oporto, mistela, moscato u otro vino dulce, 1 1/2 tazas.

– Un pote de dulce de leche.

– Un pote de crema de leche o queso de crema de 250 gr. (puede reemplazarse por un postrecito de los de paquete, sabor chocolate, vainilla o dulce de leche.)

– Esencia de vainilla, unas gotas.

– Opcionales: pueden agregarse rodajitas de banana, nueces, duraznos en almíbar, etc.

 

Preparación:

– En un plato hondo, mezclar el vino con un par de cucharadas de agua.

– En un bol, batir la crema hasta que quede a medio punto (o sea, que haya tomado cuerpo pero sin que llegue a hacer picos duros.)

– Mezclar la crema con el dulce de leche y la vainilla. Debe quedar una crema de consistencia media.

– Mojar una por una las vainillas y colocar una capa en el fondo de una budinera o fuente de vidios.

– Cubrir con la mitad de la crema. Si se utilizan fruta o nueces, agregar.

– Poner otra capa de vainillas remojadas.

– Cubrir con el resto de la crema. Hacer algunos dibujos con un tenedor.

– Este postre es mucho mejor si se lo prepara el día anterior y se lo deja reposar en la heladera antes de comerlo.