Pastel de duraznos

Esta receta de pastel de duraznos es muy, pero muy fácil. Se prepara en media hora, o menos, si se hace con duraznos en almíbar enlatados. El pastel no se desmola, se sirve tibio o frío directamente de la fuente.

Puede hacerse también con ciruelas, frutillas, naranjas, cerezas o cualquier fruta un poco ácida.

Acompañar con helado, o con un chorro de crema sin batir.

Ingredientes:

– 6 duraznos (o un kilo y 1/2, aproximadamente, de la fruta elegida). Puede reemplazarse por una lata grande duraznos en almíbar.

– 1 cucharada grande de jugo de limón.

– 1 cucharada de fécula de maíz.

– 1 taza de harina 0000.

– 1/2 taza de azúcar

– 1 cucharadita de polvo de hornear.

– 1/2 cucharadita de sal.

– 1/2 pan de manteca, bien fría y cortada en cubos.

– 1/2 taza de agua hirviendo

Preparación:

– Pelar los duraznos y cortar en gajos. Colocarlos en una fuente que pueda ir al horno y a la mesa. Rociar con el limón y la fécula y revolver con una cuchara.

– Colocar en horno moderado/fuerte y cocinar diez minutos, hasta que el jugo burbujee.

– Mientras tanto, mezclar en un bol la harina, el azúcar, la sal y el polvo de hornear. Colocar la manteca y con dos cuchillos o la punta de los dedos formar una arena gruesa.

– Agregar el agua hirviendo y revolver rápidamente, hasta formar una masa lisa.

– Sacar la fuente del horno y colocar la masa por cucharadas sobre la fruta. No es necesario esmerarse en la prolijidad, al cocinarse, crecerá.

– Cocinar media hora más o hasta que la cubierta esté dorada.

– El pastel queda mucho mejor si se lo prepara de un día para el otro.

22 comentarios a “Pastel de duraznos

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*